Este hombre partió al cielo y su hijo nació 14 meses después

Lamentablemente el esposo de Sarah murió inesperadamente por un paro cardíaco. Sin embargo, ella hizo realidad sus sueños, inseminándose mediante fertilización in vitro.

Scott murió 14 meses antes de que naciera su pequeño hijo. Lo que sucede es que ya habían acabado un proceso especializado de fertilización, dejando un legado en este mundo que traería amor a Sarah.

La mujer decidió continuar con el proceso, pues sintió que su esposo habría querido que siguiera adelante.

Su relación comenzó cuando Scott le habló por Facebook, y el amor no se hizo esperar. Terminaron casados un año después.

Deseaban tener como mínimo tres hijos, pero la única opción que tenían era la fertilización de embriones. Lamentablemente, Sarah estaba viajando cuando se enteró de que su marido había muerto por un ataque cardíaco.

Pocos días después del funeral, Sarah quedó embarazada luego de asistir a la clínica por los embriones viables.

Así es que nació Hayes, el hijo de Scott y Sarah, fruto de su amor que quedara sellado para siempre en él. Es triste que Hayes no pueda conocer a su padre, pero debemos quedarnos con la parte buena de la historia, Scott se fue dejando vida nueva en este mundo, un niño con el futuro por delante, que crecerá feliz siendo amado por su madre.

Hay que alegrarse de que Sarah no quedó sola, pues tendrá el amor de su pequeño, así como de toda su familia, que le servirá para salir adelante.

Esta historia es de esas que merecen ser compartidas, a pesar de que tenga un sabor agridulce, nos enseña que siempre las cosas malas dejan algo bueno, en este caso algo más que bueno, un pequeño hijo para amar y cuidar.

Dinos lo que opinas sobre el caso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.